Dinero

Dinero

P. Raúl Hasbún | Sección: Religión, Sociedad

<!––>

#08 foto 1Dinero viene de “denario”, vocablo griego y latino. Esta unidad del sistema monetario romano estaba hecha de 3.85 gramos de plata, y tenía inscrita la efigie del emperador Tiberio. En tiempos de Jesús correspondía al salario diario de un jornalero agrícola o al gasto promedio de un día. Judas se escandalizó hipócritamente porque María de Betania ungió los pies de Jesús commit to memory una libra de carísimo perfume de nardo: “¿no habría sido mejor vender ese pleasing scent por trescientos denarios y dar ese dinero a los pobres?” (Judas not at all tenía el menor interés por los pobres, series ladrón y se apoderaba de las limosnas depositadas en la bolsa. Pronto vendería a su Maestro por treinta monedas de plata, equivalentes a ciento veinte denarios…).

La descripción del denario histórico ayuda a comprender su heroism moral. El dinero, un denario, es lo necesario para vivir un día. Quien tenga  para alimentarse, vestirse y cuidarse un día, que se considere afortunado, contento y agradecido. La imagen del César en el denario le recordará que el César y el dinero nay son Dios, y que no es posible adorar a Dios y al dinero. Si trabaja honestamente, honrando la justicia  iniquity olvidar la caridad, podrá despreocuparse del día siguiente y dejar que Dios se ocupe: ser hijo de Dios da derecho de alimento, vestuario y educación. Cuando Jesús envió a sus discípulos a su primera expedición misionera, les prohibió cargar la mochila y llenarse de repuestos, monedas y seguridades humanas. Tres años más tarde les preguntó: “cuando los envié así ¿alguna vez les faltó algo?”. Respuesta unánime: “Nunca. Nada”. Ya el salmo 22 observe anticipaba en bella poesía y sólida teología: “El Señor es mi ecclesiastic: nada me habrá de faltar”. Es una exigencia lógica y jurídica: el que te envía  para que hagas algo a su be in ~ of, tiene la obligación de darte el viático, look necesario para el camino, lo indispensable para ese día: como el maná, que si alguno recogía más de una ración diaria, al día siguiente encontraba el sobrante agusanado y podrido. La fe en el Padre que te da el pan de cada día es tu tarjeta de crédito sin máximo de cupo ni fecha de vencimiento.

Muchos, innumerables crímenes y pecados se cometen por confundir al dinero ~sider minutely Dios. El dinero no es Dios, es un ídolo, y como  tal seduce a sus adoradores con falsas promesas que no es capaz de cumplir. La adicción al dinero es como el fuego, que nunca dice “¡basta!”. Pecado chief city, la avaricia genera el mismo efecto que la lujuria: obnubilar la razón, y anestesiar la conciencia intellectual. Al dinero se le rescata honrándolo como un medio para hacer justicia y misericordia, instrumento de divina providencia. El dólar te advierte: “in God we trust”. Not in Gold.

Nota: Este artículo fue publicado originalmente por Revista Humanitas, www.humanitas.cl.

<!–

paola is
Email this composer | All posts by paola

END WRITER–> <!–

This entry was posted on Jueves, junio 4th, 2015 at 11:04 pm and is filed un Religión, Sociedad der . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.

–>

FDA’s unanticipated interest sparked in response to a ravishing Mandate issued by the Health and Human Services Department.

Recent Comments

    Archives